OMNE VIVUM EX VIVO

Un organismo vivo siempre proviene de otro ser vivo, un proceso natural con base científica que se remonta y contrapone a la conocida teoría de la generación espontánea. Así se originó la vida, gracias a la acción de criaturas coetáneas que —imperceptibles al ojo humano— fueron las responsables de la imperativa no existencia del vacío absoluto desde el inicio de los tiempos.

La naturaleza concebida como un ente regulador entre la renovación y el deceso inacabable, se enlaza a su consustancial labor de realidad cíclica al fundamentar el quehacer del artista que explora desde una geografía distinta a la local,  la impermanencia presente de los seres vivos en el planeta, a través de dispositivos inquietantes en cuyo concepto subyace la constante de la creación y la regeneración natural.

Su posicionamiento crítico ante la parsimonia del ser humano que se arraiga a una secuencia sin fin, plantea un diálogo crítico que, junto a alteraciones químicas que permiten proliferar procesos de biogénesis, convergen en piezas disidentes, conexas a la biología, donde colonias de seres se convierten en los nuevos moradores de la planicie o incluso de códigos de dermatofagia animal.

El ciclo de la vida desde otra mirada, en palabras del artista: “para incluso pervertir a la propia naturaleza”, mediante gestos basados en su interacción autónoma; registros de actos subversivos generados por nuevos agentes colaboradores que crean sus propios senderos abriéndose paso en posibles nuevas moradas; o, una tierna postura escultórica que desvela —potencialmente— cómo lo inmemorial no termina de morir y lo nuevo de nacer, son solo algunas de las heterogéneas rutas itinerantes y a distancia, por las cuales el artista nos traslada a una reflexión provocadora y divergente, que tiene como epicentro las diferentes mutaciones del entorno y sus habitantes, en una cotidianidad evolutiva que evidencia el triunfo de la naturaleza sobre las instituciones artísticas.

 

 

Ma. Gabriela Vázquez     

Curadora

 

 

Comentario

 

Omne vivum ex vivo del artista ecuatoriano Andy Fierro nos conduce a una visión más amplia del conocimiento de la biogénesis, generando un proceso cíclico de vida y muerte donde el primero da lugar al segundo y a su vez, lo retroalimenta. Un conjunto de piezas que va dando forma a un organismo que se expande con vida propia. Esta exposición itinerante internacional, recorrerá parte del territorio ecuatoriano para luego llegar a Moscú – Rusia.

 

Klaudia Chzhu

Gestora cultural internacional

 

Sign in

No account yet?